Caldereta de rape

Las calderetas son un guiso tradicional español comúnmente de carne o pescado con verduras. Suelen ir acompañados de patatas o arroz dentro del mismo guiso. Su nombre deriva de que antiguamente este guiso se elaboraba en un caldero.

200 gr de arroz, 300 gr de rape, 6 langostinos, 200 gr de calabaza, 300 gr de espinacas, 3 cebolletas, 2 dientes de ajo, 2 tomates, fumet de pescado, aceite de oliva, azafrán, sal, pimienta negra molida.

Poner en un cazo 200 ml de fumet y unas hebras de azafrán a calentar a fuego suave.

Cortar en tiras las espinacas. Saltearlas con el ajo bien picado. Retirar del fuego, escurrir y reservar.  En una sartén poner un poco de aceite añadir las cebolletas en juliana y pochar. Agregar el tomate rallado y la calabaza en dados pequeños. Dejar cocinar hasta que la calabaza esté casi tierna. Incorporar las espinacas y dejar que se integren.

Añadir el arroz, removiendo y mezclando bien. Cubrir con la infusión de azafrán, salpimentar y dejar a fuego medio 12 m. Incorporar el pescado y los langostinos. Bajar el fuego y terminar de hacer el arroz. Dejar reposar 5 m antes de servir. Servir caliente.

Gazpacho verde

El gazpacho verde es rico en fibra, vitaminas y minerales.

2 pepinos, 1 manzana verde, 1 pimiento italiano, 1/2 aguacate, 1/2 cebolla fresca, 1 limón, pimienta negra molida, aceite de oliva, sal, agua.

Pelar y trocear los pepinos y la manzana. Sacar la piel y el hueso al aguacate. Trocearlo.

Poner en la batidora. Agregar la cebolla y el pimiento sin piel ni semillas. Agregar el zumo del limón y batir hasta conseguir una textura fina. Añade agua al gusto y aceite. Salpimentar. Servir frío.

Lubina a la donostiarra

La lubina es uno de los pecados más apreciados, por su carne delicada y sabrosa. Una receta fácil y deliciosa.

4 lubinas, 8 dientes de ajo, guindillas secas, perejil, aceite de oliva, sal, vinagre de vino blanco.

Abrir las lubinas por la mitad, sin la espina central. Salar. Calentar la plancha, poner un poco de aceite y asar el pescado 5 m por cada lado. Pasar el pescado a una placa de horno pintada con aceite, y colocarlas con la piel hacia abajo. Hornear 10 m a 180°.

Mientras, pelar los ajos, filetearlos y ponerlos en una sartén con aceite y la guindilla en tiras. Freír con cuidado para que los ajos no se quemen.

Sacar el pescado del horno y bañarlo con un chorrito de vinagre. Verter el contenido de la sartén encima. Decorar con perejil picado finamente. Servir calientes.

Salmón marinado

El marinado es una forma de conservar los alimentos. Hay diversos tipos de «marinadas», que comúnmente suelen ser para pescados, aunque también se usan para carne.

1 kg de lomo de salmón, 1 kg de sal, 1 kg de azúcar, eneldo, 1 limón.

Limpiar de espinas el lomo de salmón. En un bol, mezclar la sal con el azúcar y con la ralladura de la piel del limón.

En un recipiente ponga en el fondo la mitad de la mezcla de sal y azúcar. Aplastarlo con las manos y colocar encima el lomo de salmón. Añadir eneldo al gusto y cubrir con el resto de sal y azúcar.

Dejar al menos 24 h macerando en la nevera. Sacar, quitarle la mezcla de sal y azúcar y guardar en un recipiente hermético en la nevera hasta el momento de usarlo.

Para servir, cortarlo en láminas finas, rodajas gruesas o en dados.

Merluza en salsa roja

Se denomina así a esta receta porque la salsa está principalmente compuesta por tomates y/o pimientos.

4 rodajas de merluza, 500 gr de tomate, 50 gr de aceitunas negras sin hueso, 50 gr de alcaparras, 1/2 cebolla roja, harina, sal, cebollino, orégano, aceite de oliva.

Pasar la merluza por harina y dorarlas en una sartén con aceite. Retirar y reservar.

En este mismo aceite, refreír la cebolla picada, las aceitunas, las alcaparras y un poco de cebollino muy picado. Remover e incorporar el tomate, sin piel ni semillas y picado. Saltear 10 m y añadir orégano al gusto. Bajar el fuego, tapar y dejar cocinar 15 m. Corregir la sal y añadir las rodajas de merluza. Dejar 5 m mas. Servir calientes.

Sardinas en salazon

Una receta sencilla y barata, para que podamos hacer nuestras propias sardinas en conserva.

500 gr de lomos de sardina, sal, aceite de oliva.

Lavar los lomos con agua fría quitándoles todas las escamas y espinas. En un recipiente, poner una capa de sal. Disponer encima los lomos y volver a poner encima otra capa de sal.

Meter en el congelador durante 1 h. Sacar, quitarles la sal y sumergirlas en aceite de oliva hasta el momento de consumir.

Estos lomos de sardina en salazon son muy versátiles y los podremos consumir solos, en ensaladas, en tostas (aguacate, tomate, queso, etc…).

Albóndigas de mero con langostinos

El mero es uno de los peces más apreciados por su sabor. Su carne es blanca con un alto porcentaje de grasa y una fuerte textura.

1 kg de mero, 12 langostinos, aceite de oliva, 2 rebanadas de pan de molde, leche, 2 dientes de ajo, 1 cebolla, 1 tomate, perejil, 100 ml de vino blanco, 200 ml de caldo de pescado, clara de huevo, 3 huevos, harina, aceite de freir, sal, pimienta blanca molida.

Desmigar la carne del mero. Mojar el pan en leche y mezclarlo con la carne del pescado, 1 diente de ajo y perejil muy picados. Añadir la clara de huevo y salpimentar. Amasar hasta tener una mezcla homogénea. Formar albóndigas, pasarlas por harina, huevo batido y otra vez por harina. Freírlas en aceite caliente.

Para hacer la salsa freír en aceite la cebolla y el ajo picados. Añadir las cabezas de los langostinos y una cucharada de harina. Rehogar y agregar el tomate pelado, el vino y el caldo. Cocer 15 m y pasar la salsa por el chino. Agregar las albóndigas y los langostinos pelados. Dejar unos 10 m a fuego suave. Servir calientes, espolvoreando perejil picado por encima.

Albóndigas de pescado

Una forma diferente y divertida de comer pescado, con la ventaja de que podemos prepararlas con antelación.

500 GR de pescado blanco, 100 gr de gambas, miga de pan, perejil, aceite de freír, harina, sal, 1 kg de tomate triturado, 1 cebolla, 1 puerro, 2 dientes de ajo, 1/2 pimiento rojo, azúcar, leche.

Picar la cebolla, el ajo y el puerro en rodajas finas. Poner en una sartén un chorreón de aceite y agregar las verduras. Salar. Sofreír a fuego medio hasta que estén pochadas. Añadir el pimiento. Tapar la sartén y cocer a fuego lento 20 m. Añadir una cucharada de azúcar y el tomate. Dejar 10 m más y triturar.

Pelar las gambas y trocearlas. Colocar el pescado, sin piel ni espinas, en una fuente de horno, soñar y regar con un poco de aceite. Cocer 15 m a 200°. Una vez cocinado, sacar, dejar enfriar y desmenuzar. Agregar las gambas y la miga de pan remojada en leche, y el perejil picado. Mezclar bien. Corregir la sal.

Hacer albóndigas con la masa y pasarlas por harina. Freirlas en aceite caliente y pasarlas a una cazuela con la salsa. Cocerlas a fuego suave. Servir calientes.

Pajel a la pescadora

El pajel o breca es un pez de agua salada, muy apreciado por su sabor. Su color gris rosaceo nos recuerda un poco al de los salmonetes aunque un poco más apagado. Su forma es similar a la dorada.

1 kg de pajel, 3 dientes de ajo, 4 tomates, 200 ml de vino blanco, perejil, aceite de oliva, sal.

Limpiar el pescado de escamas, aletas y tripas. Lavar con abundante agua fría.

En una fuente de horno colocar el pescado y dejarlo macerar unas 4 h en el aceite y el vino. Hornear 10 m a 180°. Mientras tanto, preparamos un sofrito con los ajos laminados y el perejil bien picado, añadiendo el tomate en dados. Añadir al pescado por encima y volver a hornear durante 20 m a 200°.

Crema de pescado

Este plato se realiza a partir de una sopa de pescado, que después trituraremos.

1 kg de merluza, 1 tomate, 1 pimiento italiano, 1/2 pimiento rojo, 2 ramas de apio, 1 cebolla, 1 limón, 1 cabeza de ajos, sal, pimienta en grano, 1 hoja de laurel, aceite de oliva.

En una cacerola, poner las verduras peladas y troceadas. Cubrirlas de agua y ponerlas a calentar a fuego fuerte. Añadir el aceite, el pescado, la sal y el laurel. Cortar el limón por la mitad, sacarle el zumo y añadir. Agregar una cucharadita de pimienta. Dejar hervir 90 m.

Sacar el pescado. Quitarle las espinas y la piel y desmenuzarlo. Agregar el pescado a la sopa y pasar todo por la batidora hasta que esté bien triturado. Corregir la sal. Servir caliente.