Leche de almendras

La mal llamada leche de almendras, es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales. No contiene ni gluten ni lactosa.

200 gr de almendras crudas, 800 ml de agua.

Colocar las almendras en una cacerola y cubrirlas de agua. Dejar reposar 12 h. Escurrirlas y ponerlas en el vaso de una batidora y añadir los 800 ml de agua. Batir hasta obtener una crema fina. Guardarlas en la nevera. Nos durarán unos 10 días. Agitar antes e usarlas.

Ensalada de salmón,ajetes y jengibre


Este plato es un falso carpachio. Se me ocurrio casi casualmente dado mi gusto por el sabor picante del jengibre caramelizado, se me ocurrio combinarlo con el dulzor del salmon ahumado.

300 gran de salmón ahumado, 3 ajetes, aceite de oliva, 2 trozos de jengibre caramelizado

Sacar el salmon y distribuirlo en lonchas a lo largo del plato. Cortar los ajetes en juliana en diagonal y el genjibre tambien en juliana. Repartirlos por encima del salmon, intentando distribuirlo bien. Regar con el aceite. Servir bien frio.

Tostas

Suelo llamar tostas a rodajas de pan tostados, no muy gruesas. Unos 2 o 3 mm de grosor.

1 pieza de pan tipo barra, chapata o bagette, aceite de oliva, sal

Cortar el pan a rodajas de 2-3 mm de grosor. Distribuirlas en una bandeja de horno. Echar por encima la sal y el aceite. Meter en el horno a 180º hasta que este dorado. Dar la vuelta y repetir la operacion, hasta que este dorado por ambas caras. Este pan nos servira de guarnicion, o para untar pates o cremas.

Cuscurros

Los cuscurros son pedazos de pan frito que usamos en varios platos. Nos pueden servir para sopas, ensaladas, etc..

2-3 rodajas de pan, aceite de freir.

Cortar el pan en dados de 1×1 aproximadamente. Freir en abundante aceite bien caliente.

Papas con calamares

Las patatas, ya sean acompañadas de carne, pescado, cefalopodos, embutidos son un plato muy tipico de nuestra cocina. Especialmente indicadas en epocas de frio.

2 kg de patatas, 400 gr de calamares, 2 L de caldo de pescado, 300 ml de vino blanco, 2 pimientos italianos, 3 cebollas, 1 cabeza de ajos, 1 pimiento rojo, 300 gr de guisantes, 1 ñora, 1 hoja de laurel, aceite de girasol, sal, cominos, colorante alimenticio, una pizca de pimenton dulce.

En una cacerola poner el aceite, el laurel, los pimientos y la cebolla a calentar a fuego medio. Añadir la ñora y la cabeza de ajos entera. Pochar las verduras y añadirle los calamares a la cacerola. Saltear unos 5 m y añadirle el vino. Dejar evaporar el vino. Agregar las patatas y los guisantes, cubrir con el caldo y salar. Dejar cocer a fuego medio hasta que las patatas esten tiernas. Añadir el cominos, el colorante y el pimenton. Corregir de sal. Servir caliente.

Yakisoba

La Yakisoba es el nombre de un plato japones a base de varios ingredientes (generalmente verduras, aunque también carnes y pescados) y los tradicionales fideos «soba»(Noodles). Yo en particular, los suelo hacer solo con verdura y los fideos soba.

150 gr de fideos «soba», 1 calabacín, 1 cebolla, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo, 2 ramas de apio, 2 zanahorias, 50 cl de salsa de soja, 20 cl de miel, un trozo de jengibre, unas hojas de cilantro, aceite de sésamo.

Lavar y cortar las verduras en tiras. Mezclar la salsa de soja y la miel. Ablandar los fideos soba, para ello los sumergiremos unos 10 m en agua caliente. En un wok, poner un chorreon de aceite de sésamo y saltear en el las verduras hasta que estén pochadas. Añadir el cilantro y el jengibre rallado. Añadir los fideos escurridos y mezclar bien. Servir caliente poniendo los fideos debajo y las verduras por encima.

Fondue de queso

Es la que da su nombre genérico al plato, fondue, significando derretida en francés. Es uno de los platos nacionales de Suiza, y es el plato original del que derivan las demás fondues. El origen de la receta podría encontrarse en la antigua costumbre de los pastores y de los montañeros de calentar los trozos de queso viejo, por lo tanto duros, no sólo para ablandarlos, sino también para conformar un plato de comida caliente.

300 gr de queso Bouquet, 300 gr de queso gruyere, 300 ml de vino blanco seco, 50 ml de kisch, 1 ajo, 40 gr de maicena, 10 ml de zumo de limón, pimienta negro molida, nuez moscada, 1 hogaza de pan de pueblo.

Refregar el diente de ajo por el cazo de la fondue. Rallar los quesos y mezclarlos con la harina, el vino, el zumo de limón y el kirch. Añadir a la fodue a fuego medio, removiéndolo con una cuchara de madera. Cuando la mezcla este ligada, salpimentar y añadir la nuez moscada. Cortar el pan en dados de 2×2 y pincharlos e ir mojándolos en el queso fundido. Servir caliente.

Pasta fresca

La pasta, elemento básico de la dieta italiana, se a convertido también en uno de nuestros platos indispensables.

200 gr de harina, 4 yemas de huevo, sal.

Tamizar la harina encima de la mesa. Hacer un hueco en el centro formando un «volcán», e introducir en el las yemas y la sal. Trabajar hasta obtener una masa lisa y homogénea. Tapar la masa con film y meterla en la nevera al menos 30 m, antes de usarla.

Fondue de carne

La fondue de carne se denomina tradicionalmente bourguignonne. A pesar de su nombre, es de origen suizo y su nombre sólo hace referencia a la provincia francesa de Borgoña por ser ésta una región tradicionalmente dedicada a la crianza del buey y de la ternera destinados al consumo.

1,5 kg de carnes variadas (pollo, ternera, cerdo…), sal, pimienta negra molida, 1 patata, 2 L de aceite de girasol,salsas para acompañar (barbacoa, yogur, tomate, mostaza, chutney, ali-oli, etc…).

Cortar la carne en dados de 1×1 aproximadamente. Salpimentarla y reservar. Calentar el aceite en una cazo a fuego fuerte, y cuando este caliente, pasar a la fondue y encender el hornillo de esta para conservar la temperatura del aceite. Cortar la patata en cuatro trozos e introducir uno de ellos en el aceite, de esta manera sabremos cuando el aceite esta a temperatura. Con ayuda de pinchos, trinchar los pedazos de carne  e ir introducirlas en el aceite, haciéndonos la carne a nuestro gusto. Al terminar de hacerla la carne, sacarla y mojarla en una de las salsas.

Ortiguillas fritas

ortiguillas rebozas

La anémona de mar u ortiguilla es una especie de cnidario antozoo de la familia Actiniidae. En España está admitida como una especie pesquera y de acuicultura. Tanto su tacto como su vista nos pueden resultar desagradables. Sin embargo, su fuerte sabor a mar es inconfundible y un plato delicioso.

12 ortiguillas, harina de freír, aceite de freír.

Sacar las ortiguillas del agua en la que vienen conservadas y lavarlas con abundante agua fría para quitarles la gelatina que las envuelve. Les tendremos que dar varios lavados, pues es un trabajo arduo. Escurrirlas pasarlas por harina y freírlas en aceite bien caliente. Son un plato delicioso.