Bacalao Felipe II

El bacalao es un pez que vive en aguas frías. Hay unas 60 especies, siendo las más conocidas la del Atlántico y de Noruega.

800 gr de lomos de bacalao, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, harina, 500 ml de filete de pescado, 40 ml coñac, 50 ml de vino blanco, 250 ml de nata, 50 gr de almendras, aceite de oliva, nuez moscada, sal, pimienta blanca molida.

Cortar el bacalao en dados de 2×2 cm. Enharinarlos y dorarlos en aceite caliente. Sacar y colocar en una cazuela de barro amplia.

En una sartén, sofreír la cebolla y los ajos cortados muy finos en aceite de oliva. Cuando estén dorados, agregar la harina, el fumet, el coñac, el vino, la pimienta, la nuez moscada, las almendras que previamente habremos triturado y la nata. Mezclar hasta que sea homogénea. Verter esta salsa encima del bacalao y gratinar. Servir caliente.

Tarta de queso de la Viña

Un postre muy fácil de hacer, que resulta una explosión de sabor. Receta de origen vasco.

600 gr de queso crema, 4 huevos, 250 g de azúcar, 5 gr de harina, 300 ml de nata de repostería.

Mezclar todos los ingredientes en un bol batiendolos homogéneamente. Forrar un molde con papel de horno, dejando unos 5 cm de altura que salgan del molde.

Hornear 40 m a 220°. Cuando termine, dejar en el horno con la puerta entreabierta, para que se enfríe poco a poco. Una vez fría, conservar en l nevera hasta el momento de servir.

Crema de mascarpone y frutos rojos

Postre de mi invención. Sencillo y muy rápido de hacer. Contrastan de sabor, dulce y ácido.

200 gr de mascarpone, 150 gr de yogurt griego, 150 gr de frutos rojos (fresas, grosellas, moras, arándanos, etc…), miel.

En un bol y ayuda de un batidor mezclar el mascarpone y el yogurt hasta que estén bien ligados. Distribuir por encima los frutos rojos y regar con la miel. Servir frío.

Ensalada de rúcula y parmesano

Quizás la ensalada que más me gusta. Combina el amargor de la rúcula con el intenso sabor del parmesano.

100 gr de rúcula, 30 gr de parmesano en lascas, aceite de oliva, sal, pimienta negra molida.

Lavar y escurrir la rúcula. Ponerla en un plato y esparcir por encima las lascas de parmesano. Salpimentar y regar con el aceite de oliva. Mezclar bien antes de comer.

Salsa tereyaky

Es la salsa que suelo usar para la yakisoba. Revista varias maneras de hacerla, pero a mí es esta la que más me gusta.

1 trozo de jengibre, 2 tallos de hierba luisa, 200 ml de salsa de soja, 150 gr de miel, 2 cucharadas de salsa mirin, aceite de cacahuete.

En una cacerola amplia, poner el aceite a calentar a fuego suave. Añadir la hierba luisa y el jengibre pelado y cortado en rodajas. Sofreír unos 20 m. Añadir la soja, la miel y la salsa mirin. Remover y dejar reducir a la mitad.

Para terminar, retirar el jengibre y la hierba luisa. Usar para yakisoba o como complemento a otros platos.

Perdices en escabeche

Aunque me suele gustar más el escabeche en pescado y verduras,con las perdices funciona muy bien.

4 perdices, 2 cabezas de ajo, 2 cebollas, 2 zanahorias, 200 ml de aceite de oliva, 250 ml de vino blanco, 250 ml de vinagre de vino blanco, 300 ml de agua, 1cucharada de pimienta negra en grano, 2 clavos, sal, 4 hojas de laurel, tomillo.

Desplumar las aves. En este caso, las vamos a escabechar, por lo tanto la piel no es necesaria. Rajar la piel del pecho de la perdiz y despegarla de la carne para quitar las plumas. Cortar patas, cabeza y las puntas de las alas. Una vez limpias de plumas, abrirles el vientre y sacarle las entrañas. Cortar en cuatro trozos y reservar.

En una cacerola poner el aceite a fuego medio. Dorar los trozos de perdiz y reservar. Añadir los ajos partidos y la cebolla y la zanahoria en juliana. Pochar. Agregar el vino y dejar evaporar 5 m.

Añadir entonces la pimienta, el clavo, el tomillo, el vinagre y el agua. Salar. Añadir las codornices y cubrirlas con el líquido. Dejar cocer a fuego suave hasta que estén tiernas (90-120 m). Corregir de sal. Servir calientes o frías según el gusto.

Aceite de tomate seco

El tomate seco normalmente es tomate pera deshidratado al sol durante 7-10 días.

200 ml de aceite de oliva, sal, 30 gr de tomate seco.

El tomate seco comprarlo en aceite. Poner todos los ingredientes en el vaso de una batidora y triturar. Meter en un biberón y remover enérgicamente antes de añadir.

Lo suelo usar como complemento de ensaladas o para adornar.

Merluza a la gallega

Uno de los platos más ricos y tradicionales de la gastronomía gallega. Y si la merluza es de pincho, pues mucho mejor.

3 rodajas de merluza, aceite de oliva, sal, laurel, 8 dientes de ajo, 1 cebolla, pimentón dulce, vinagre.

Cocer la merluza en una cacerola con sal, un poco de aceite y una de cebolla, durante 7 m desde que el agua comience a hervir. Sacar y reservar.

Sofreír los ajos a rodajas gruesas en una sartén con abundante aceite. Cuando el ajo esté dorado, añadir 2 cucharadas de pimentón y retirar la sarten del fuego. Añadir vinagre al gusto y ligar bien. Poner la merluza en un plato, y añadir por encima la ajada.

Suele ser normal, usar patatas cocidas como base para la merluza. Servir caliente.

Bacalao a la casera

El bacalao es una de las especies más apreciadas de peces. Vive en aguas frías y es, comúnmente, un pescado pequeño o mediano, aunque se dan casos de especias de hasta 2 metros.

500 gr de lomo de bacalao fresco, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, perejil, sal, pimienta negra molida, aceite de oliva, vinagre, harina, 50 gr de piñones.

Cortar los lomos en 2 piezas, enharinarlos y freírlos en aceite buen caliente. Sacar, escurrir y reservar.

Poner aceite en una sartén a calentar a fuego medio. Añadir el ajo, la cebolla y el perejil cortados finamente. Agregar sal, pimienta y los piñones machacados. Cuando comiencen a dorarse, añadir 200 ml de agua y unas gotas de vinagre. Mezclar hasta ligar la salsa. Para servir, poner el bacalao en un plato, cubriéndolo con la salsa. Servir caliente.

Salsa de coco

Una receta que me recuerda a la salsa que lleva la Moqueca brasileña.

6 dientes de ajo, 1 cebolla, 1 apio, 1 tomate, laurel, 10 gr de concentrado de tomate, aceite de oliva, sal, 1 pastilla de caldo de ave, 400 ml de leche de coco.

En una cacerola poner a calentar el aceite a fuego medio. Añadir la cebolla, los ajos y el apio cortados pequeños. Rehogar durante 10 m. Añadir el concentrado de tomate y rehogar 2 m más.

Agregar el laurel, el caldo de pollo y la leche de coco. Dejar a fuego suave hasta que la salsa este ligada. Corregir de sal. Usar para pescados.