Pollo a la crema de limon

La carne de pollo es la más consumida en todo el mundo. Es un alimento básico, por eso está incluida en el IPC.

1 kg de pechuga de pollo, 2 limones, 2 cebollas, 300 ml de nata, sal, pimienta blanca molida, aceite de oliva.

Cortar el pollo en dados de 2×2 cm. Salpimentarlos. Dorarlos en aceite de oliva bien caliente. Sacar y reservar.

En una cacerola poner la cebolla en Juliana con aceite de oliva. Cuando es pochada, añadir el pollo y el zumo de los limones. Rehogar a fuego suave 10 m. Añadir la nata y la ralladura de la cáscara de uno de los limones.

Cocer a fuego lento hasta que la carne este tierna y la salsa ligada. Corregir de sal. Servir caliente.

También lo podemos hacer con pollo troceado.

Crema de boniato

El boniato o batata es un tubérculo que se produce en otoño. Son ricos en hidratos de carbono y almidadon, vitaminas A y C. Es una gran fuente de energía.

600 gr de boniatos, 2 clavos de olor, 100 ml de leche evaporada, 400 gr de azúcar, 1 cucharada de azúcar vainillada, 1 rama de canela, 2 yemas de huevo, 50 ml de canasta cream.

Pelar y partir en trozos los boniatos. En una cacerola poner agua a hervir a fuego fuerte. Añadir los boniatos y el clavo.

Cuando estén tiernos, ir añadiendo la leche poco a poco e ir removiendolos. Incorporar el azúcar, el azúcar vainillado y la canela. Seguir removiendo, sin apartar del fuego, hasta que nos quede una masa homogénea.

Batir las yemas con el vino. Agregarlo a la masa. Remover para integrar bien y apartar del fuego. Verter en una fuente y meter en la nevera al menos 4 h. Servir frío.

Crema de lombarda

La lombarda o col morada es una planta familia de las coles. Es una verdura que suele durar bastante tiempo 2-3 semanas. Es perfecta para comer la tanto cruda como cocinada.

1 kg de lombarda, 250 gr de patatas, 3 ramas de apio, 1 cebolla, 1 limón, nuez moscada, aceite de oliva, sal, pimienta negra molida, 200 ml de nata.

Quitarle las hojas exteriores a la lombarda. Cortarla en cuatro partes y quitarle la parte blanca del tronco. Pelar las patatas y la cebolla. Cortar estas verduras y el apio en trozos grandes. Lavarlos con agua fría y escurrirlos.

Poner las verduras en una cacerola. Cubrirlas de agua, salpimentar. Añadir el aceite, la nuez rallada y el zumo del limon. Poner a hervir a fuego fuerte hasta que las verduras estén cocidas.

Poner las verduras en el vaso de una batidora y triturarla bien, añadiendo el líquido de la cocción poco a poco hasta lograr la consistencia que queremos.

Por último, añadimos 150 ml de nata y removemos bien. Corregir de sal. Servir caliente, añadiendo un chorrito de nata por encima de la crema.

Lo podemos acompañar con picatostes o albóndigas de arroz.

Crema de remolacha

Muy apreciada por egipcios, griegos o romanos, su cultivo de la remolacha se generalizó en Europa en la Edad Media. Es rica en agua, en fibra y en vitamina B.

500 gr de remolachas cocidas, 1 l de caldo de verduras, 250 gr de morcillo, 30 gr de mantequilla, vinagre de vino blanco, 50 ml de nata, sal, pimienta negra molida.

Poner a derretir la mantequilla en una cacerola. Añadir las remolachas en rodajas. Rehogar 10 m. Añadir el caldo, el vinagre y el morcillo. Salpimentar. Dejar cocer 25 m. Retirar del fuego y dejar templar.

Deshilachar la mitad del morcillo y reservar. Pasar por la batidora el resto de ingredientes.

Servir fría o caliente, añadiéndole nata por encima y tiras de morcillo.

Puré de cáscaras de patata

El mayor valor nutritivo de la patata está en la piel. Plato de aprovechamiento. Con la piel que nos sobre de hacer otro plato que lleve patatas podemos hacer este plato.

La piel de 1 kg de patatas, 1 kg de acelgas, 2 cebollas, 1 tomate, 6 dientes de ajo, 4 ramas de perejil, 100 ml de aceite de oliva, sal.

Lavar bien las peladuras de patata en agua caliente. Poner todos los ingredientes en una olla express cubiertos de agua. Cocer 20 m. Sacar, pasar por la batidora y pasar por un chino. Servir caliente.

Crema de guisantes con jamón

Plato tradicional de la cocina de Holanda, y de otros países como Canadá o Australia. Generalmente consumida en invierno.

800 gr de guisantes, 4 huevos cocidos, 30 gr de taquitos de jamón, maicena, mantequilla, leche.

Cocer los guisantes en agua con sal y un trozo de mantequilla. Cuando estén blandos, sacar unos 50 gr y reservar. El resto, triturarlos junto con parte del líquido de la cocción. Nos tiene que quedar un crema.

Espesar con la maicena, disolviendo esta en agua tibia. Añadir la mantequilla y la leche, dejándolas que mezclen bien a fuego suave.

Para servir, poner la crema en un plato hondo y distribuir por encima los guisantes reservados, el jamón, y los huevos cortados en 4. Servir caliente.

Crema marisquera

El marisco es, en gastronomía, un animal marino invertebrado comestible. En esta definición se incluyen normalmente los crustáceos (camarones, langostinos, cangrejos, percebes, etc.), moluscos (mejillones, almejas, berberechos, etc.) y otros animales marinos tales como algunos equinodermos.

200 gr de gambas, 4 cigalas, 50 dl de brandy, pimienta negra molida, estragón, aceite de oliva, 2 cucharadas de mantequilla, 1 cucharada de harina, 50 dl de concentrado de tomate, sal, picatostes.

Pelar las gambas y las cigalas. Poner las cascaras y las cabezas en una sartén con aceite y saltearlas a fuego vivo. Salpimentar y flambearlo con el brandy. Añadir el estragón y el concentrado de tomate. Remover y añadir 500 ml de agua caliente. Dejar cocer unos 45 m. Triturarlo con una batidora y pasarlo por un tamiz. En una cacerola rehogar la mantequilla y añadirle la harina. Ir añadiendo el caldo, poco a poco, sin dejar de removerlo. Por ultimo añadir la carne de las gambas y las cigalas y darles un hervor. Servir caliente acompañada de picatostes.

Crema de zanahorias

La zanahoria, pertenece a la familia de las umbelíferas, también denominadas apiáceas. Es la hortaliza más importante y de mayor consumo de la familia.

1 k de zanahorias, 1 cebolla, 2 ramas de apio, 1,500 gr de caldo de pollo, 80 gr de arroz, 200 ml de nata, aceite de oliva, sal, pimienta blanca molida, perejil, tomillo, laurel.

Pelar las zanahorias y cortarlas en rodajas. Pelar y picar la cebolla. Quitar los hilos del apio y cortarlos en trozos. En una cacerola poner el aceite y saltear las verduras. Añadir 1 L de caldo de pollo y el perejil, el tomillo y el laurel. Coser 10 m a fuego suave y añadir el arroz, dejando coser otros 20 m. Cuando termine pasar por el pasapures.

 Calentar de nuevo a fuego lento y añadir poco a poco el resto del caldo. Salpimentar. Llevar a ebullición sin dejar de remover con una barrilla y añadir la nata. Mezclar bien y servir fría.

 

Crema de lechuga y espinacas

Si quieres aprovechar la lechuga, esta es tu receta. Sacaras un sopa diferente con muy poco dinero. Se me ocurrió un día que se me estaban estropeando unas bolsas de lechuga.

1 lechuga, 200 gr de espinacas en hojas, 1 cebolla, 70 gr de mantequilla, 1/2 L nata, 100 ml leche, 100 gr de parmesano rallado, sal, pimienta negra molida.

Cortar la cebolla en juliana y la lechuga en trozos. En una cacerola poner la mantequilla a calentar y cuando este derretida añadir la cebolla. Pochar y agregar la lechuga y las espinacas y dejar que se frian durante unos minutos. Añadir la nata, salpimentar, y sin dejar de remover agregar el parmesano y la leche. Dejar hervir unos minutos y pasar por la batidora. Nos tiene que quedar una crema, si lo vemos claro podemos añadir un poco mas de parmesano.

Servir caliente o frió acompañado de pan frito y langostinos cocidos.