Puntillitas en salsa

puntillitas en salsa

Hace poco compre puntillitas, y cansado ya de comérmelas fritas, decidí buscar en la red alguna receta para poder comerlas de otra manera. En un principio pensé en hacerlas a la plancha con salsa verde, pero después encontré esta receta. La verdad es que están deliciosas.

500 gr de puntillitas, sal, pimienta blanca molida, aceite de oliva, 2 guindillas, 6 dientes de ajo, perejil, 250 ml de vino blanco.

Las puntillitas suelen venir congeladas, así que descongelarlas el día anterior. En una sartén poner aceite a calentar con los ajos bien picados. Cuando comiencen a dorarse, retirar del fuego. Añadir el perejil, las guindillas y el pimentón. Remover con una cuchara de madera y añadir las puntillitas y salpimentarlas. Volver a poner la sartén en el fuego y añadir el vino. Dejar reducir hasta que las puntillitas estén bien hechas. Corregir de sal. Servir calientes.

Papas con carne

papas con carne

Estamos ante un plato de lo más familiar y que, por lo tanto, admite muchas formas de hacerlo. Un plato muy popular en invierno.

2 kg de patatas, 800 gr de carne de ternera, aceite de oliva, sal, 2 puerros, 2 pimientos  italianos, 2 cebollas, 1 pimiento rojo, 2 hojas de laurel, 1 cabeza  de ajos, 500 ml de vino blanco, orégano, 30 ml de brandy, 1 cucharada de pimentón, 1 sobre de descafeinado.

Cortar la ternera en dados de 2×2, reservar. En una cacerola poner aceite a fuego medio, añadir el laurel, los ajos partidos, las cebollas y los puerros en juliana, y los pimientos en cuadrillos. Pochar y añadir a carne, rehogándola para que se dore. Añadir el vino y el brandy y dejar evaporar. Cubrir de agua y añadir el pimentón y el descafeinado. Remover bien. Pelar y cortar las patatas en trozos medianos. Añadir al guiso junto con las especias y  la sal. Calentar a fuego suave hasta que las patatas y la carne estén tiernas. Corregir de sal. Servir calientes.

Alcachofas con huevo

Otra manera de comer las alcachofas. Una manera fácil y sencilla de preparar esta verdura de gran tradición en nuestro país.

2 huevos, 2 alcachofas cocidas, 250 gr de bechamel, perejil, sal, pimienta negra molida, nuez moscada.

Las alcachofas las coceremos enteras (sin partirlas por la mitad). Poner agua con sal en una cacerolas a fuego fuerte. Cuando comience a hervir, meter los huevos en un colador grande y cuando vuelva a comenzar la ebullición, dejar 4 m. Sacarlos y ponerlos en agua muy fría. Pelarlos y rellenar con ellos las alcachofas. Añadir por encima la bechamel y el perejil muy picado. Servir templadas.

 

Albondigas de bacalao en salsa

albondigas de bacalao

Las albóndigas de bacalao es un plato elaborado con bacalao en salazón y que se encuentra en diversas cocinas del sur de España y también en la de la Comunidad Valenciana. La preparación del plato sugiere que su origen sea sefardí.

1 receta de albóndigas de bacalao y gambas, 2 cebollas, 2 puerros, 2 tomates, 4 dientes de ajo, 2 hojas de laurel, aceite de oliva, 1 vaso de vino blanco, perejil, 3 cucharadas de maicena, 1 cucharada de colorante alimenticio, sal.

En una cacerola, poner el aceite a calentar. Añadir los ajos, las cebollas y los puerros picados y pocharlos.  Agregar el laurel y el vino y dejar reducir. Cortar en daditos los tomates y añadírselo. Añadir las albóndigas y  500 ml de agua. Llevar a ebullición, añadir el colorante y la maicena desleída en un poco de agua templada. Dejar que ligue bien la salsa y añadir el perejil muy picado. Corregir de sal. Servir calientes.

Albondigas de bacalao y gambas

Las albóndigas de bacalao es un plato elaborado con bacalao en salazón y que se encuentra en diversas cocinas del sur de España y también en la de la Comunidad Valenciana. La preparación del plato sugiere que su origen sea sefardí.

800 gr de bacalao, 250 gr de gambas, 2 claras de huevo, 2 dientes de ajo, pan rallado, maicena, perejil, sal, aceite de freír.

Desalar el bacalao, para ello lo meteremos en agua fría, la cual iremos cambiando hasta que este totalmente desalado. Escurrirlo bien y desmigarlo. Pelar las gambas. Mezclarlos con el pan rallado, las claras, los ajos y el perejil bien picados. Hacer una masa y pasarlas por harina. Poner el aceite a fuego vivo, y cuando este caliente, freír en ella las albóndigas.

 

Perdiz rellena

Las perdices son aves de mediano tamaño, que anidan en el suelo y comen semillas. Algunas especies son reconocidas por su carne, de alto valor culinario.

4 perdices, 200 gr de carne de cerdo picada, 200 gr de panceta, 16 coles de Bruselas, aceite de oliva, mantequilla, sal, pimienta negra molida.

Poner agua a fuego fuerte con un poco de sal. Cuando comienze a hervir, añadir las coles y dejarlas durante 8 m. Sacar y dejar enfriar. Descarnar la perdiz por la parte de la columna. Rellenar con las coles, la panceta y la carne picada. Salpimentar y brindar la perdiz. Dorar las perdices en una olla con aceite y mantequilla. Meter 5m en el horno a 220º. Servir calientes, abiertas por la mitad.

Crema pastelera

La crema pastelera es una crema muy utilizada en repostería. Sus componentes básicos son leche, huevos, azúcar y harina. Se aromatiza a veces con vainilla, canela, y limón o naranja en esencia o su ralladura.

1/2 L de leche, 2 huevos, 75 gr de azúcar, 2 cucharadas de harina fina, 1 corteza de limón, 25 gr de mantequilla.

Poner los huevos y el azucar en un bol, batirlos y añadir la harina. Desleír todo el conjunto en un poco de leche fría. Poner a hervir el resto de la leche con la cascara de limón, y cuando rompa a hervir, agregar la mezcla de huevos y dejarlo cocer poco a poco sin dejar de removerlo unos 5 m.  Retirar del fuego, agregar la mantequilla y removerlo para que mezcle bien . Dejar enfriar antes de usarla. Nos debe de quedar espesa.

Buey de mar relleno II

Es un robusto crustáceo de color rojo pardizo, con una caparazón oval y puntas de pinzas negras . Los adultos maduros pueden tener una caparazón de un ancho de 25 cm y pesar 3 kg. Su expectativa de vida natural es de cerca de 20 años, pero muy pocos individuos la alcanzarán debido a la pesada explotación comercial.

1 buey de mar, sal, 1 hoja de laurel, vinagre de vino blanco, salsa tártara, 1 chorrito de vino verde portugués.

En una cacerola poner agua a fuego fuerte. Añadir la sal, el laurel y un chorreon de vinagre. Cuando comience a hervir, introducir en ella el buey de mar y dejarlo cocer 12-18 m, según el tamaño de este. Cuando termine, retirarlo e introducirlo en agua con hielo, para cortarle la cocción.

Una vez frío, quitarle las  patas y las pinzas y vaciarlas de carne. Hacer lo mismo con el cuerpo, juntando la carne que saquemos con la de las patas. Nos quedaremos con el caparazón del buey de mar, el cual limpiaremos bien. Mezclar la carne del buey con la salsa tártara y el vino verde. Rellenar con esta mezcla el caparazón del cangrejo. Servir frío.

Buey de mar relleno I

Buey  de mar relleno

Es un robusto crustáceo de color rojo pardizo, con una caparazón oval y puntas de pinzas negras . Los adultos maduros pueden tener una caparazón de un ancho de 25 cm y pesar 3 kg. Su expectativa de vida natural es de cerca de 20 años, pero muy pocos individuos la alcanzarán debido a la pesada explotación comercial.

1 buey de mar, sal, 1 hoja de laurel, vinagre de vino blanco, salsa rosa, 1 chorrito de vino verde portugués.

En una cacerola poner agua a fuego fuerte. Añadir la sal, el laurel y un chorreon de vinagre. Cuando comience a hervir, introducir en ella el buey de mar y dejarlo cocer 12-18 m, según el tamaño de este. Cuando termine, retirarlo e introducirlo en agua con hielo, para cortarle la cocción.

Una vez frío, quitarle las  patas y las pinzas y vaciarlas de carne. Hacer lo mismo con el cuerpo, juntando la carne que saquemos con la de las patas. Nos quedaremos con el caparazón del buey de mar, el cual limpiaremos bien. Mezclar la carne del buey con la salsa rosa y el vino verde. Rellenar con esta mezcla el caparazón del cangrejo. Servir frío.

Buey de mar cocido

 Es un robusto crustáceo de color rojo pardizo, con una caparazón oval y puntas de pinzas negras . Los adultos maduros pueden tener una caparazón de un ancho de 25 cm y pesar 3 kg. Su expectativa de vida natural es de cerca de 20 años, pero muy pocos individuos la alcanzarán debido a la pesada explotación comercial.

1 buey de mar, sal, 1 hoja de laurel, vinagre de vino blanco.

En una cacerola poner agua a fuego fuerte. Añadir la sal, el laurel y un chorreon de vinagre. Cuando comience a hervir, introducir en ella el buey de mar y dejarlo cocer 12-18 m, según el tamaño de este. Cuando termine, retirarlo e introducirlo en agua con hielo, para cortarle la cocción.. Servir frío.