Cochinillo al horno

Cochinillo o lechón es el nombre que recibe un cerdo joven. Su consumo está muy extendido por todo el mundo.

1 cochinillo, 200 gr de manteca blanca, 2 cebollas, perejil, laurel, 2 limones, aceite de oliva, sal, pimienta negra molida.

Poner la manteca en un recipiente con el perejil y la cebolla finamente picados. Salpimentar. Mezclar bien.

Abrir el cochinillo por el espinazo desde la cabeza hasta el rabo. Untarlo con la mezcla. Colocarlo en una fuente de horno 1 dejarlo en reposo 1 día.

Mezclar 100 ml de aceite con el zumo de los limones. Rociar el cochinillo con esta mezcla.

Meter el cochinillo en el horno con la piel hacia abajo 1 h a 160°. Darle la vuelta y agujerear la piel con un tenedor. Meter 30 m más 280°.

Sacar, cortar y servir bien caliente.

Bonito «a la pelotari»

El bonito es un tipo de atún, pero más pequeño. Es más seco que el atún y tiene unas propiedades nutricionales parecidas; proteínas, omega 3, fósforo, magnesio y vitamina B3 y B12. Es muy jugoso.

4 rodajas de bonito, 1 diente de ajo, 1 cebolla, 1 rama de tomillo,1 hija de laurel, 1 clavo de olor, perejil, aceite de oliva, sal, pimienta negra molida, 50 gr de mantequilla, 50 gr de harina, 200 ml de vino blanco, 150 gr de chalotas, 250 gr de setas.

Poner las rodajas de bonito en una fuente y cubrirlas de aceite. Añadir el ajo, cortado pequeño. Cortar las cebollas en rodajas y ponerlas en la fuente con el atún. Agregar el tomillo, el laurel, los clavos y el perejil. Salpimentar. Dejar adobar 6 h.

Pica las cebollas y las setas pequeñas. Calentar la mantequilla en una sartén y añadir la harina. Cocer sin que se tueste la harina. Añadir 200 ml de agua templada. Cocer hasta que la salsa espese.

Añadir el vino y salpimentar la salsa. Incorporar las cebollas, las setas y el perejil picado. Dejar cocer a fuego lento 10-15 m.

Sacar el bonito del adobo y secarlo con ayuda de papel absorbente. Hacerlo a la plancha a fuego suave, por ambos lados. Colocar el pescado en un plato y cubrir con la salsa. Servir caliente.

Huevo al flan

El huevo al flan, es un flan salado. Usado como entrante en la cocina de catering de los 70-80.

Es una receta a la que le tengo mucho cariño, pues en mi casa la hacía mi madre.

8 huevos, 800 ml de leche, 100 gr de jamón serrano, 160 gr de maicena, aceite de oliva.

En una cacerola poner la leche a calentar a fuego fuerte. Apartar del fuego cuando hierva. Dejar enfriar.

Cuando la leche este a temperatura ambiente, mezclar con los huevos batidos y disolver la maicena en un poco de leche añadirse la también. Mezclar bien y agregar el jamón.

Untar un molde con aceite de oliva y verter en el la mezcla. Ponerlo al baño María y dejarlo hasta que esté cuajado.

Sacar, dejar enfriar y desmoldarlo. Servir frío acompañado de tomate frito.

Garbanzos con langostinos

Potaje típico de las zonas de costa de Andalucía. Plato contundente para cualquier época del año.

300 gr de garbanzos, 2 patatas, 1 cebolla, 1 pimiento italiano, 1/2 pimiento rojo, 2 tomates, 1 cabeza de ajos, 200 gr de langostinos crudos, 1 hoja de laurel, aceite de oliva, sal, cominos, pimentón dulce.

Pelar los langostinos y quitarles la cabeza. Poner las cascaras y la cabezas de los langostinos en una sartén con un chorreon de aceite. Dorar, añadir sal al gusto y cubrir de agua. Dejar hervir a fuego fuerte 40 m. Triturar y pasar por un chino. Reservamos el caldo resultante.

Dejar los garbanzos en agua al menos 8 h antes de empezar a cocinarlos. Escurrir los garbanzos.

Llenar una cacerola con 1 L de agua y ponerla a calentar a fuego medio. Añadir la cabeza de ajo entera y el laurel. Agregar las verduras peladas y troceadas. Dejar hervir 30 m. Añadir los garbanzos y el aceite.

Dejar hervir hasta que los garbanzos estén casi tiernos. Añadir entonces los langostinos y si necesita líquido agregar el caldo de cocer las cáscaras.

Por último, añadir el pimentón, el comino y corregir de sal. Servir caliente.

Natillas

Las natillas son un postre lácteo muy común en la gastronomía española. Es una crema de leche infusionada.

1 l de leche, 180 gr de azúcar, 6 yemas de huevo, 2 cucharadas de maicena, 1 rama de canela, 1 piel de limón, galletas, canela molida.

En una cacerola poner a calentar la leche, con el azúcar, la canela y la cáscara. Batir las yemas por otro lado.

Cuando la leche comience a hervir, añadir los huevos y remover enérgicamente para que no se nos asiente. Añadir la maicena, que previamente habremos disuelto en leche templada. Mover hasta que este espeso.

Sacar y desechar la canela y la cáscara. Colocar las natillas en envases individuales y ponerles un galleta encima.

Espolvorear la canela por encima antes de servir. En vez de canela podemos usar caramelo líquido.

Pollo a la crema de limon

La carne de pollo es la más consumida en todo el mundo. Es un alimento básico, por eso está incluida en el IPC.

1 kg de pechuga de pollo, 2 limones, 2 cebollas, 300 ml de nata, sal, pimienta blanca molida, aceite de oliva.

Cortar el pollo en dados de 2×2 cm. Salpimentarlos. Dorarlos en aceite de oliva bien caliente. Sacar y reservar.

En una cacerola poner la cebolla en Juliana con aceite de oliva. Cuando es pochada, añadir el pollo y el zumo de los limones. Rehogar a fuego suave 10 m. Añadir la nata y la ralladura de la cáscara de uno de los limones.

Cocer a fuego lento hasta que la carne este tierna y la salsa ligada. Corregir de sal. Servir caliente.

También lo podemos hacer con pollo troceado.

Chuletas a «la sevillana»

Este plato me lo enseño un compañero de trabajo en Barcelona. Curiosamente, aquí en Sevilla es poco conocido. Receta bastante popular en los buffet de hotel en los años 50-60.

4 chuletas de cerdo, 3 dientes de ajo, perejil, sal, pimienta negra molida, pan rallado, vino blanco, aceite de oliva.

Poner las chuletas en un bol y cubrirlas con el vino. Dejar mínimo 6 h. Sacar las chuletas y escurrirlas. Pasarlas por la sartén y marcar las por ambos lados.

Cortar el ajo y el perejil bien finitos. Mezclar con el pan rallado y la sal.

Poner las chuletas en una fuente de horno que previamente habremos regado con un poco de aceite. Distribuir la mezcla de ajo por encima y añadir un chorrito de aceite.

Precalentar el horno 10 m a 250°. Meter las chuletas y dejar hasta que la mezcla se dore. Servir bien calientes.

Pesto de rucula

La rucula es una planta cuyas hojas son usadas para fines culinarios en la zona del Mediterráneo desde la época romana. Es Rica en hierro y vitamina C. Tiene un característico sabor amargo.

70 gr de rucula, 125 gr de piñones crudos, 50 gr de queso parmesano rallado, 120 gr de aceite de oliva, 1 diente de ajo, sal.

Poner en el vaso de una batidora los piñones, el ajo, la sal y la rucula. Y añadiendo el aceite poco a poco, mientras batimos.

Poner en un bol, añadir el queso y remover todo. Conservar en lugar fresco y tapado hasta su utilización.

Pechuga de pavo rellena de queso y sobrasada

En esta receta usamos solomillos de pavo. La carne de pavo es un poco seca, como la mayoría de las aves, sin embargo absorbe bien las salsas que resaltan su sabor. En este caso, la rellenar emos con queso y sobrasada.

1 pechuga de pavo, 100 gr de sobrasada, 100 gr de queso semicurado, 1 puerro, 1 zanahoria, 1 manzana golden, 50 gr de uvas, harina, aceite de oliva, sal.

Abrir la pechuga en forma de libro y aplastar con suavidad. Corrar el queso en lonchas. Colocar el queso sobre la pechuga y extender sobre el queso la sobrasada.

Enrollar con cuidado para que no se desbarató. Brindar con hilo de Bramante bien apretado. Sazonar y pasarlo por harína. Sellar la carne en una sartén o plancha.

En una cacerola poner el aceite a calentar. Picar el puerro en Juliana y la zanahoria en dados y saltear los hasta que estén pochados. Salar y añadir la manzana en dados. Rehogar 10 m y añadir la carne. Cubrir con agua. Tapar la cacerola y dejar cocinar 35 m a fuego medio.

Sacar la carne. Pasar la salsa por la batidora y corregir de sal. Poner la salsa en una cacerola y añadir las uvas. Cocer a fuego suave 10 m.

Cuando la carne este fría, desbrindar y cortar en rodajas gruesas. Para servir poner las rodajas en un plato y cubrir con la salsa.

Crema de boniato

El boniato o batata es un tubérculo que se produce en otoño. Son ricos en hidratos de carbono y almidadon, vitaminas A y C. Es una gran fuente de energía.

600 gr de boniatos, 2 clavos de olor, 100 ml de leche evaporada, 400 gr de azúcar, 1 cucharada de azúcar vainillada, 1 rama de canela, 2 yemas de huevo, 50 ml de canasta cream.

Pelar y partir en trozos los boniatos. En una cacerola poner agua a hervir a fuego fuerte. Añadir los boniatos y el clavo.

Cuando estén tiernos, ir añadiendo la leche poco a poco e ir removiendolos. Incorporar el azúcar, el azúcar vainillado y la canela. Seguir removiendo, sin apartar del fuego, hasta que nos quede una masa homogénea.

Batir las yemas con el vino. Agregarlo a la masa. Remover para integrar bien y apartar del fuego. Verter en una fuente y meter en la nevera al menos 4 h. Servir frío.