Fondue de queso

Es la que da su nombre genérico al plato, fondue, significando derretida en francés. Es uno de los platos nacionales de Suiza, y es el plato original del que derivan las demás fondues. El origen de la receta podría encontrarse en la antigua costumbre de los pastores y de los montañeros de calentar los trozos de queso viejo, por lo tanto duros, no sólo para ablandarlos, sino también para conformar un plato de comida caliente.

300 gr de queso Bouquet, 300 gr de queso gruyere, 300 ml de vino blanco seco, 50 ml de kisch, 1 ajo, 40 gr de maicena, 10 ml de zumo de limón, pimienta negro molida, nuez moscada, 1 hogaza de pan de pueblo.

Refregar el diente de ajo por el cazo de la fondue. Rallar los quesos y mezclarlos con la harina, el vino, el zumo de limón y el kirch. Añadir a la fodue a fuego medio, removiéndolo con una cuchara de madera. Cuando la mezcla este ligada, salpimentar y añadir la nuez moscada. Cortar el pan en dados de 2×2 y pincharlos e ir mojándolos en el queso fundido. Servir caliente.

Fritos de queso

Otra vuelta de tuerca a los típicos San Jacobos, con un toque diferente.

400 ml de leche evaporada, 30 gr de harina, 2 huevos, 50 gr de gruyere, 50 gr de enmental, 50 gr de mantequilla, 100 gr de jamon cocido loncheado, aceite de freir, sal, nuez moscada.

La mitad de la leche evaporada, mezclarla con un vaso de agua. Rehogar la harina en la mantequilla de fuego medio y añadirle la mezcla de leche y agua, removiéndolo unos 20 m. Añadir el queso, salpimentar y añadir la nuez moscada. Verter la mitad de esta bechamel en una fuente plana y cuando este cuajada, cubrir con las lonchas de jamón cocido. Repartir por encima el resto de la bechamel y dejarlo enfriar. Cortarlo en cuadrados, pasarlos por huevo y freírlos en abundante aceite caliente.

Berenjenas con queso

Plato muy antiguo de la gastronomía española, hay constancia de el desde el reinado del rey Al Motamid, alla por el siglo XVI.

1 berenjena, 6 lonchas de queso, 2 huevos, miel, harina de freír, sal, aceite de freír.

Cortar a lo largo las berenjenas en lonchas de menos de 1 cm. Meter una loncha de queso entre dos rodajas y pasarlas por harina y después por huevo batido. Poner una sartén a calentar con abundante aceite. Freír en ellas las berenjenas por ambos lados. Sacarlas y escurrirlas en papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite. Servir calientes regándolas con miel.

 

Salsa 4 quesos

Las salsas de queso son un producto típico de las cocinas de prácticamente todos los países y en cada uno de ellos es diferente. Yo suelo hacerla con estos quesos, pero se puede hacer con otros tipos de queso.

500 ml de nata, sal, pimienta blanca molida, 50 ml de leche, 100 gr de chedar, 100 gr de enmental, 100 gr de parmesano, 50 gr de queso azul.

En una cacerola poner a calentar la nata a fuego suave. Añadir los quesos gradualmente y siempre removiendo con ayuda de un batidor, para que no se nos pegue. Cuando tengamos añadidos todos los quesos, salpimentar y añadir la leche para clarificar un poco la salsa. Servir caliente o fría, según el gusto.

 

Buñuelos de queso

El buñuelo es una masa de harina que se fríe en abundante aceite. La masa de harina puede mezclarse con agua, leche, huevo o levadura. Pueden llevar un relleno que puede ser dulce o salado.

12 dados de queso de 2×2, 150 gr de harina, 100 ml de leche, 1 huevo, sal, pimienta negra molida, aceite de freír.

En un bol mezclar la harina, la leche, el huevo, la sal y la pimienta y batirlo hasta que obtengamos una masa homogénea. Introducir en ella el queso. En una sartén poner el aceite a calentar a fuego fuerte. Dorar en ella los trozos de queso totalmente recubiertos por la masa. Sacarlos con ayuda de una espumadera y escurrirlos en papel absorbente. Servir calientes.

 

Camenbert frito

Receta de origen francés que se ha hecho un clásico en los bares y restaurantes españoles. Esta receta tan fácil y rápida que nos puede servir como aperitivo o como parte de una ensalada.

1  k de queso camenbert, aceite para freír, harina de freír, pan rallado, 6 huevos.

Cortar en queso en cuadrados de 2×2 cm. Pasarlos por harina, después por los huevos batidos y por ultimo pasarlos por el pan rallado. Poner el aceite a calentar a fuego vivo, y cuando este bien caliente, freír en el el queso hasta que este dorado. Tener cuidado de no freírlo demasiado, si no el queso se nos evaporara. Servir caliente, acompañado de mermelada.

Almogrote

El Almogrote es la especialidad gastronómica de La Gomera, allí nació, fruto de la influencia bereber. Se elabora con queso duro, pimienta, aceite y tomate y es un paté de queso exquisito, con un toque picante, ideal para acompañar al pan y a las papas.

1/4 de queso viejo, 2 tomates, 2 dientes de ajo, 1 guindilla, 2 cucharadas de pimentón, sal, 1 chorreon de aceite de oliva.

Picar el queso en trozos pequeños. Poner todos los ingredientes en el vaso de una batidora a excepción del queso y batir hasta que sea un puré, agregar el queso y mezclarlo bien hasta que la pasta sea homogénea. Lo podremos usar como acompañamiento de pescados, patatas o para untar en pan.

Salsa de queso «O Cebreiro»

Este queso se elabora a partir de leche entera pasterizada de vaca de las razas rubia gallega, pardo alpina, frisona o de sus cruces entre sí. Sigue un proceso de producción que comprende una primera fase de pasteurización de la leche, para pasar luego a la coagulación, con cuajo animal o con otros enzimas coagulantes.

25 gr de harina, 40 gr de mantequilla, 3 dl   de leche, nuez moscada, pimienta blanca, 200 gr de queso «O Cebreiro».

En una sarten derretir la mantequilla y añadir la harina hasta espesar. Calentar la leche y verter sobre la mezcla anterior. Añadir el queso y deshacerlo con una varilla. Aromatizar la salsa con sal, nuez moscada y pimienta blanca. Usar con carnes.

Tarta de queso con mermelada

La Tarta de queso es uno de los postres más comunes del mundo y, quizás, uno de los más antiguos que utilizan lácteos, diferentes de la leche. El primer registro que hace mención al pastel de queso viene desde los antiguos Juegos Olímpicos griegos. Marcus Porcius Cato (o Cato «el viejo») escribió la receta para su preparación en uno de sus tantos libros de cocina Romana, llamados «De Agricultura».

150 gr de leche condensada, 250 gr de requeson, 300 gr de queso de untar, 4 yemas de huevo, 100 gr de mermelada, 150 gr de galletas 75 gr de mantequilla, 30 cl de leche.

Moler las galletas y mezclarlas con la mantequilla y la leche. Forrar con esta pasta el molde. En un bol mezclar la leche condensada, el requeson, el queso de untar y las yemas y verter la mezcla en el molde. Cocer en el horno a 200º durante 30 m. Cuando la tarta este fría, cubrirla con una fina capa de mermelada.